25/11/2014

El consulado de México en Barcelona

Consulado de México en Barcelona

José M. Murià*
La Jornada 25/11/2014

El edificio que hoy ocupa es un magnífico ejemplo del famoso modernismo catalán, pero la verdad es que se usa muy poco, ya que pasa cerrado la mayor parte del tiempo. Un limitado horario de oficina parece ser suficiente para que el consulado general de México en Barcelona le tape el ojo al macho.

Además sus directivos están muy lejos de tener bien puesta la camiseta del país que supuestamente representan y del que cobran un salario de sobra desproporcionado a la jornada laboral.

Con tal restricción, por caso, la biblioteca llamada Salvador Moreno, que con tanto empeño se forjó en el pasado consular no es ahora más que una acumulación de libros que nadie consulta. Cierto es que la representación de referencia ha tenido tiempos mucho mejores, como fue la época en que estaba al frente de ella el ahora embajador Jaime García Amaral, cuando incluso se organizaban ciclos de conferencias y otras actividades diversas por las tardes.

Tampoco se trata de que sus altos funcionarios estén pegados muchas horas frente a su escritorio. La chamba puede ser mucha y productiva en otros frentes cuando se tiene vocación de servicio. En los últimos tiempos ni de las acciones básicas, como celebrar y promover el conocimiento de las efemérides nacionales parecen ser del interés de la casa.

Hace mucho que no se sabe nada del consulado mexicano, comentan ciudadanos de ese país interesados en mantener en alto la bandera mexicana y hasta de colaborar desinteresadamente con las iniciativas oficiales e, incluso, emprender algunas por su cuenta.

Además de diversas referencias recibidas por el suscrito, también puede dar fe directa de dos omisiones y desaires que no carecen de importancia.

Dos importantes acontecimientos íntimamente relacionados con México no fueron dignos de la más mínima atención de la cónsul ni de damas y caballeros que la acompañan.

El pasado 13 de junio, en la Universidad de Gerona, una de las más importantes de Cataluña, se hizo una ceremonia de homenaje a México y al general Lázaro Cárdenas del Río, en agradecimiento por su solidaridad con la República Española y la enorme ayuda prestada a los refugiados. Una elegante placa fue develada por el rector y el alcalde de dicha capital de provincia. Previamente una conferencia destacó la gesta mexicana. Pues bien, con una excusa fútil, el consulado brilló por su ausencia. Ningún representante oficial de nuestro gobierno.

El pasado 18 de octubre, el gobierno autónomo catalán organizó una serie muy bonita de actos en la mera frontera con Francia, para conmemorar el exilio de 1939. Obviamente los recuerdos de México proliferaron y hasta fue invitado un orador mexicano. También estuvo ahí, entre otros, el cónsul de Chile. El gobierno mexicano tampoco tuvo acto de presencia.

Tal parece que el personal consular se avergüenza de una de las gestas más heroicas de la diplomacia mexicana, con muy pocos parangones en la historia universal… El papel desempeñado entre 1939 y 1942 por aquellos diplomáticos que eran mexicanos de verdad, que le da además la oportunidad a nuestro país de lucirse en las circunstancias presentes, contrasta sobremanera con el desdén de los actuales funcionarios de Barcelona.

Suponemos que, mientras la soldada no falte, lo demás los tiene sin cuidado.

* Miembro de la Academia Mexicana de la Historia. Autor de Nueva Galicia por dentro y por fuera, entre otros libros.

-.-

Las rutas marítimas de la coca

Mares de cocaína,
nuevo libro de Ana Lilia Pérez.
Ana Lilia Pérez
Proceso 22/11/2014

La Armada Invencible del presente siglo está integrada por narcotraficantes, buena parte de los cuales son mexicanos. Buques con toneladas de polvo blanco bogan por el Pacífico y por el Atlántico, por el Mediterráneo y por la cuenca del Amazonas. Poco conocido, este fenómeno es analizado a profundidad por la periodista Ana Lilia Pérez en su nuevo libro, Mares de cocaína, que saldrá a la circulación en estos días. Con permiso de la editorial Grijalbo, aquí se adelantan fragmentos sustanciales de este reportaje.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El Cártel de Tijuana, fundado en los años ochenta por los hermanos Arellano Félix, marcó la historia del narcotráfico mundial y, particularmente, desarrolló un modelo y una organización que aún hoy aplican las mafias mexicanas y sus asociados internacionales para traficar drogas vía marítima. Desde los años noventa, cuando se erigieron como uno de los mayores traficantes de cocaína del mundo, crearon y monopolizaron una red para operar las rutas a través del Pacífico: de Colombia a Tijuana y la costa oeste de Estados Unidos, en importantes puertos como San Diego y Long Beach.


Su emporio se forjó tras la detención de Miguel Ángel Félix Gallardo –en 1989–, iniciador del Cártel de Guadalajara, y se expandió a partir de que el tío político de los Arellano, Jesús Labra Avilés, Chuy Labra, lugarteniente de aquél en Tijuana, les heredó la plaza. Aunque de uno y otro aprendieron las negociaciones con sus proveedores de cocaína colombianos, fueron ellos los que, con sus delegados, estrategas y colaboradores expertos, hicieron de esa franquicia un negocio multimillonario capaz de comprar los servicios y la protección de todo tipo de autoridades: desde los policías de a pie hasta los altos mandos de la milicia mexicana y, en el sector náutico, autoridades civiles y navales, durante más de 20 años, concretamente hasta 2006, cuando se dio la captura de Francisco Javier Arellano Félix, El Tigrillo.

Los remanentes del Cártel de Tijuana y otras organizaciones criminales que trafican drogas hacia Estados Unidos por el Pacífico norte mexicano aún utilizan esas mismas rutas, con el mismo modus operandi –que replicaron sus principales opositores y acérrimos enemigos, como los del Cártel de Sinaloa–, y los últimos herederos de aquéllos siguen cobrando derecho de piso a los traficantes. En diciembre de 2006, cuando Felipe Calderón Hinojosa anunció su guerra contra el narcotráfico, los informes del gabinete de seguridad identificaban al Cártel de Tijuana, junto con el del Golfo y el de Sinaloa, como las tres organizaciones más poderosas que operaban en México, los dos primeros, férreos antagonistas del tercero, por lo menos hasta febrero de 2014, cuando su comandante, Joaquín Guzmán Loera, fue reaprehendido, luego de 13 años en fuga.

Aun con sus líderes originales presos, como Benjamín, Francisco Javier y Eduardo, o muertos, como Ramón (en 2002) y Francisco Rafael Arellano (en 2013), la organización criminal de los sinaloenses Arellano se identifica en el ámbito náutico como una de las que desde mares y puertos del Pacífico mexicano, si bien ahora asociada con otros grupos, aún trafica fuertes cantidades de embarques de droga.

Pese a la guerra oficial de Felipe Calderón, los Arellano –la Organización Arellano Félix (OAF), como la denominó la Administración Federal Antidrogas (DEA)– sobrevivieron, como los demás cárteles mexicanos. En la actualidad, varios documentos oficiales de la FBI de Estados Unidos consignan la posibilidad de que Enedina Arellano, contadora pública de carrera, opere como cerebro de la organización. Desde 2008 su hijo Luis Fernando Sánchez Arellano, El Ingeniero o El Alineador, había tomado el control como el heredero del cártel fundado por sus tíos, organización criminal en la que estaba activo pero con un “bajo perfil” por lo menos desde 2002, según indagatorias oficiales del gobierno mexicano. Aunque en junio de 2014 Luis Fernando Sánchez Arellano fue detenido en un restaurante en Tijuana (mientras veía el partido de la Selección Mexicana contra Croacia en el Mundial de Brasil), bajo los cargos de narcotráfico, extorsión, secuestro y homicidio, siguen en pie algunos de sus negocios y empresas fachada que lavan dinero, de modo que el rastro Arellano se percibe por las líneas que la cocaína deja en su tránsito por el Pacífico.

(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 1986)

 -.-

Oaxaca: Padres de Jyri Jaakkola visitan México por 5º vez para exigir justicia

Foto @Cencos

Fuente: Sipaz

Desde el 5 de noviembre, Eve y Raimo Jaakkola, padres del activista finlandés Jyri Jaakkola, realizaron su quinta visita a México para reunirse con autoridades mexicanas y exigir que se castigue a los culpables del asesinato de su hijo y de Bety Cariño cuando fueron emboscados en abril de 2010 por un grupo paramilitar en San Juan Copala, Oaxaca. Tras cumplirse 4 años y medio, y pese al acuerdo el pasado mes de mayo entre gobierno federal con familiares y abogados, persiste la impunidad por los asesinatos de Bety y Jyri, y siguen sin cumplirse las órdenes de aprehensión contra los responsables del crimen. Dichos acuerdos se dieron ya que el pasado 14 de mayo, Omar Esparza Zárate, viudo de Bety Cariño, emprendió una huelga de hambre de 16 días frente a la Procuraduría General de la República (PGR), para que esta instancia firmara una lista de acuerdos para garantizar justicia.

Además, los padres de Jyri informaron que solicitarán nuevamente al Subcomité de Derechos Humanos del Parlamento Europeo que cite al gobierno mexicano para que rinda un informe sobre el caso. “Para mí es imposible comprender que en las primeras semanas ya sabíamos quienes eran los probables culpables y no los han detenido […] Hay autoridades municipales que son posibles culpables, van a las oficinas de Oaxaca y trabajan y hay órdenes de detención en su contra pero no pasa nada”, comentó la madre de Jyri. También señaló: “Las y los eurodiputadas ven conexión entre nuestro caso y el de Ayotzinapa, saben que hay impunidad detrás de estos hechos y hace posible que sucedan una y otra vez”.

Sobre la dilación en las detenciones, Karla Michel Salas, abogada de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD) argumentó que las autoridades justificaron que los responsables viven en San Juan Copala y en poblaciones aledañas, donde el grupo Unidad y Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort) mantiene el control, “tiene armas y es peligroso”, apuntó. “Con esto las autoridades federales aceptan que hay una región donde el Estado no puede intervenir y donde grupos fuera de la ley aterrorizan a la población”, observó Salas.

Para más información:
Para más información de SIPAZ:
-.-

Presos políticos del 20 nov ¡Libertad! Acción frente al penal de Villa Aldama, Veracruz





Fuente: Zapateando Medios Libres

Más información:

http://www.animalpolitico.com/2014/11/los-11-detenidos-de-la-protesta-del-jueves-sin-acceso-abogados-de-su-eleccion
http://www.cencos.org/comunicacion/fichas-informativas-de-los-11-detenidos-el-20novmx
http://www.animalpolitico.com/2014/11/los-11-detenidos-en-el-20novmx-se-declaran-inocentes
http://www.animalpolitico.com/2014/11/los-rostros-detras-de-las-detenciones-del-20novmx

-.-

Más información:

http://www.animalpolitico.com/2014/11/los-11-detenidos-de-la-protesta-del-jueves-sin-acceso-abogados-de-su-eleccion
http://www.cencos.org/comunicacion/fichas-informativas-de-los-11-detenidos-el-20novmx
http://www.animalpolitico.com/2014/11/los-11-detenidos-en-el-20novmx-se-declaran-inocentes
http://www.animalpolitico.com/2014/11/los-rostros-detras-de-las-detenciones-del-20novmx

-.-

Convocatoria. Marcha de la Dignidad, sábado 29 de noviembre en Barcelona. Catalunya


Contingente mexicano – Marcha de la dignidad
Diversos colectivos, asociaciones y movimientos vinculados a mexicanos en Barcelona convocamos a todo aquel que quiera unirse al contingente de mexicanos presente en la Marcha de la Dignidad. 

La cita es este sábado 29 de noviembre a las 17.30 hrs en la calle Balmes esquina Gran Vía de les Corts Catalanes. De ahí nos uniremos a la Marcha de la Dignidad que partirá de Pl. Universitat a la Estación de Sants. Barcelona

Con nuestra participación en esta marcha exigimos al gobierno de México la presentación con vida de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos el 26 de septiembre en Iguala, Guerrero. Exigimos paz, justicia y dignidad para nuestro país y decimos alto y fuerte #YaMeCansé de la violencia, la impunidad, las desapariciones forzadas y los presos y presas políticos, males extendidos por todo el territorio mexicano.

Colectivos y asociaciones desde los que convocamos:

Encuentro por Mexico-Bcn
L’Adhesiva
Movimiento Ciudadano de Mexicanos en Bcn
Red Global por la Paz en México
EdPAC
Diógenes
La Lottería
Raíces al Aire
Nuestra Aparente Rendición
MexBcn
Circulo de Defensa de Cholula

¡Los esperamos!


#VivosSeLosLlevaronVivosLosQueremos #BarcelonaConAyotzinapa #JusticiaParaAyotzinapa #YaMeCansé #Justicia #AyotzinapaSomTotes


-.-

24/11/2014

Dos meses después: ¡Vivos los queremos!

La Caravana del Sur Daniel Solís Gallardo, integrada por familiares de normalistas
desaparecidos de Ayotzinapa, encabezó a los contingentes que marcharon al
Zócalo capitalino el pasado 20 de noviembre · Foto Guillermo Sologuren

Adolfo Gilly
La Jornada 24/11/2014

na inmensa, serena manifestación pocas veces vista –si es que alguna vez– en esta ciudad de México convergió el 20 de noviembre en el Zócalo, la gran plaza cargada de historia. Predominaban los estudiantes de todas las universidades y escuelas, desde los preparatorianos que abarrotaron los vagones y las estaciones del Metro hasta los politécnicos y los alumnos de escuelas y universidades privadas. Jóvenes, muy jóvenes todos, para muchas y muchos tal vez la primera gran manifestación de su vida. Había familias, había niños, había pueblo, pueblo, pueblo mexicano. Todos los gritos y consignas, algunas ya antiguas, otras incipientes, convergían en una: ¡Vivos se los llevaron! ¡Vivos los queremos!.

No había violencia. Había rabia, indignación, coraje. La encabezaban los padres y las madres de Ayotzinapa, cuyo dolor y voluntad de no cejar sigue siendo el símbolo viviente del grito de todos: ¡Vivos los queremos! Salimos a las calles y plazas una vez más después de dos meses de tergiversaciones, mentiras, ocultamientos y subterfugios de los funcionarios del gobierno federal y de los gobiernos que conforman el Estado nacional, pues todos ellos –y sus respectivos partidos– esconden y comparten secretos de Estado, desaparecidos, asesinatos, feminicidios, presos inocentes, años de represiones, complicidades y silencios.

Esa inédita multitud se repitió en un solo día en las ciudades de todo el país, desde Oaxaca hasta Chilpancingo, desde Acapulco hasta Monterrey, donde también hablaron las voces de quienes, en estos años de miedo y de sangre, por decenas de miles han perdido una hija, un padre, un hermano. Por ejemplo.

* * *

Veníamos desde Tlatelolco en el contingente de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM y desde allí, mientras esperábamos turno para entrar juntos, vimos pasar por el Eje Central a la UAM-X, a la UACM, a las escuelas privadas, a la impresionante y disciplinada columna del Instituto Politécnico Nacional. Detrás de nuestra facultad venía una nutrida y aguerrida columna de la Facultad de Derecho de la UNAM, y más allá en ambos sentidos más y más estudiantes con sus consignas y pancartas: No estamos todos. Faltan 43, Todos somos Ayotzinapa y, una y otra vez, ¡Vivos se los llevaron! ¡Vivos los queremos!.

Nuestra columna desembocó tarde en el Zócalo, pasadas las 9 de la noche, después de tres horas de marcha. Ya habían hablado desde el templete los padres de Ayotzinapa y de la plaza los contingentes se retiraban en sucesión. Como otras veces, fue el momento elegido para iniciar la violencia.

Pequeños grupos de encapuchados que creen su deber y su derecho apoderarse de una manifestación ajena y convertirla en un aquelarre violento y sangriento, repitieron una vez más, engrandecido, el esquema del primero de diciembre de 2014. Sus argumentos más extremos se expresan en lenguaje y en propuestas paramilitares. No es este el lugar para volver a ocuparnos de estas acciones, cuyo nombre es provocación, cualquiera sea su origen y su ubicación geográfica. En Génova, París, Madrid, México o Seattle tales encapuchados aparecen y provocan el desencadenamiento de la represión sobre quienes marchan a cara descubierta proclamando la solidez de sus motivos y la claridad de sus propósitos. Este proceder no es nuevo y ha sido denunciado y puesto en evidencia en muchas partes del mundo.

El gobierno federal y el del Distrito Federal conocen bien la repetida mecánica de estas provocaciones. Frente a una de las demostraciones ciudadanas más inmensas de que se tenga memoria en la ciudad, trascurrida en la indignada calma cuya tonalidad estaba dada por la conducción y la actitud de los padres y madres de los normalistas de Ayotzinapa, es imposible que ambas autoridades no hayan podido hallar otra respuesta que la represión indiscriminada, golpeando y apresando a diestra y siniestra para regocijo de la prensa y la televisión de escándalo, encabezada como siempre por Televisa. Sabían perfectamente que esto iba a suceder. Ambas autoridades deben explicaciones a la ciudad por tal convergencia de sus violencias.

Desde aquí nuestra explicación es precisa y sencilla. A dos meses de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, el gobierno de Enrique Peña Nieto, emplazado por la sublevación cívica de indignación y dolor que recorre la República entera y por el escándalo de las protestas internacionales desde los más altos niveles, no ha dado ninguna información ni explicación valederas sobre este crimen de Estado. No puede ser que no sepa mucho más de lo que nos dice. En cambio pretende ahora tomar el lugar del acusador y, siendo partícipe de la violencia ahora desencadenada, intenta eludir sus responsabilidades y desviar la atención hacia una lógica represiva. Televisa es su servidor, su cómplice y su vocero.

Múltiples interrogantes brotan en esta crisis profunda de la nación y de los fundamentos mismos de la República mexicana. Más allá de las muchas explicaciones y propuestas que surgen desde la sociedad y sin descartar a priori ninguna, creo necesario afirmar ahora, frente a esta lógica represiva, la esencial y sólida unidad de propósitos de este inmenso movimiento democrático y social mexicano; y afirmarla en una demanda simple, inconmovible e irrenunciable, la de los padres y madres de Ayotzinapa desde su grito de dolor y de rabia: ¡Vivos se los llevaron! ¡Vivos los queremos!. Y después podremos discutir todo lo demás.

* * *

El Foro Global, agrupamiento que reúne a universitarios, estudiantes, escritores y artistas de muchos países del mundo, ha lanzado este 22 de noviembre una convocatoria contra la represión en México: “#AyotzinapaSomosTodos –Vivos se los llevaron, vivos los queremos”. Inserto aquí su texto completo, abierto a las firmas de todos los ciudadanos y ciudadanas de los Estados Unidos Mexicanos:

Carta en contra de la represión y la criminalización de la protesta civil en México

22 de noviembre de 2014.

Lic. Enrique Peña Nieto, presidente de la República.

Lic. Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación.

Lic. Jesús Murillo Karam,

Relatoría Especial para la Libertad de Expresión.

Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

A la comunidad internacional.

A la opinión pública.

Queremos expresar nuestra profunda alarma e indignación ante la lógica represiva que el gobierno de México exhibe sistemáticamente en su respuesta a la protesta social que ha generado el caso de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Las declaraciones del presidente Enrique Peña Nieto del día 19 de noviembre en favor del uso de la fuerza estatal, y sobre todo los excesos de la policía antimotines y cuerpos de seguridad al final de la masiva manifestación civil del 20 de noviembre pasado, constituyen un signo ominoso que amenaza el desarrollo pacífico de la protesta ciudadana.

La legítima indignación y la movilización civil que han generado la violencia e impunidad en México son consecuencia directa de la ineficacia del aparato de justicia y el descrédito de las fuerzas de seguridad. Es evidente que ese mismo aparato hundido en el descrédito no puede ofrecer una salida al conflicto político que vive la nación. Por lo anterior, la Red Global #AyotzinapaSomosTodos y los abajo firmantes hacemos las siguientes consideraciones y demandas:

1. Alertamos a los gobiernos, opinión pública y organismos internacionales sobre el riesgo que involucra la criminalización y represión de la protesta civil en México. Además de violar los derechos de expresión política de los ciudadanos, el uso de la fuerza estatal no es la vía de solución a la inquietud política que vive el país, y únicamente ahondará en la violación de los Derechos Humanos y en la confrontación entre ciudadanos y gobierno.

2. Las alusiones a que el movimiento social y la prensa son parte de un proyecto de desestabilización son enormemente preocupantes y dignas de rechazo.

3. Apoyamos la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos en torno a los casos de ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas en México. La comunidad internacional debe exigir al gobierno mexicano respeto a los acuerdos que ha firmado en materia de derechos humanos.

4. Exigimos la liberación inmediata de los manifestantes detenidos arbitrariamente el 20 de noviembre de 2014 durante la manifestación pacífica al Zócalo de la ciudad de México. Demandamos urgentemente el retiro de los cargos que el aparato judicial ha impuesto sobre estos ciudadanos y que detengan su traslado a prisiones lejanas donde carecen de cobertura legal. Denunciamos las violaciones al justo proceso judicial, incluyendo el impedir el acceso a los abogados escogidos por los detenidos y la aportación de pruebas de inocencia. La liberación de presos políticos es prioritaria para restaurar la credibilidad de las instituciones mexicanas.

Esperamos respuesta inmediata de las autoridades y de los destinatarios de esta carta.

Muy atentamente,

(Firmas).


-.-

La violencia y la razón desesperada


Carlos Fazio
La Jornada 24/11/2014

En el México actual se vislumbran tres de los factores que Nicos Poulantzas detectó como síntomas indicativos de todo proceso de fascistización: la radicalización de los partidos burgueses hacia formas de Estado de excepción, una distorsión característica entre poder formal y “poder real, y, por último, la ruptura del vínculo representantes-representados. Mediante una violencia estatal camuflada como guerra a las drogas, Felipe Calderón introdujo primero la excepción, luego la convirtió en rutina y después la transformó en regla. Todo régimen de excepción se origina en una crisis política o ideológica, o en ambas a la vez. México vive hoy una crisis profunda. Pero la crisis venía de atrás, y se ha profundizado en la coyuntura tras los hechos de Iguala.

Acorralado por las consignas masivas pronunciadas urbi et orbi: Fue el Estado, Fuera Peña Nieto, el Pre­sidente de la República está enojado y el general secretario de la Defensa Nacional, también. Mala cosa. El coraje les ha nublado la visión y el entendimiento de lo que está aconteciendo en México, y llevado a emitir pronunciamientos irresponsables. También los puede empujar a tomar dramáticas decisiones equivocadas.

Como en crisis anteriores ha reaparecido el vocabulario maniqueo del poder, bordado con base en un manojo de contradicciones tales como paz/violencia, orden/anarquía, estado de derecho/caos desestabilizador. Se trata de una sintaxis enmohecida que contiene un tufo autoritario y represivo diazordacista; amenazador. La violencia no tiene nada de ambigua. La violencia es. Ahí están Auschwitz, Hiroshima, Tlatelolco. O la violencia de Iguala, con sus torturados, asesinados y los 43 detenidos-desaparecidos. Pero también, en la vida cotidiana, en la relación opresor-oprimido, la violencia supone el sometimiento de éste por aquél.

Ante las circunstancias de la hora cabe recordar que no se puede desprender la violencia de su contexto político, erigirla aisladamente, presentarla como un monstruo abominable y predicar en torno a ella las viejas mentiras. Exponentes de la antigua forma de hacer política, el presidente Peña, su gabinete y los tarifados papagayos mediáticos pronuncian palabras sin contenido social que no pueden apoyarse en realidades; usan un lenguaje caducado y hablan de la violencia como si fuese algo distinto del poder del Estado y de las artes de la política. Olvidan −o pretenden olvidar− que la ley y el orden son el disfraz de la violencia del sistema. La definición que ellos aplican a una conducta que consideran como antisocial, desestabilizadora, vandálica, es la racionalización de todo un proceso de descomposición de la sociedad, que ellos mismos −gobierno y medios− han llevado a cabo, enmascarado en una ideología justificadora de las situaciones violentas que han creado.

Remedo del antiguo régimen, el nuevo PRI trata de convencernos de que la subversión es siempre el peligro latente que justifica el orden social a cualquier precio. La subversión, o sea, la “acción de trastornar, revolver, desordenar, destruir…”, siempre ha sido definida en términos negativos. El subversivo es el enemigo de la sociedad. Sin embargo, por paradójico que parezca, la gran subversiva de nuestro tiempo es la plutocracia. Los verdaderos antisociales y antihistóricos son los que mandan, los poderes fácticos, los grandes capitalistas agremiados en el Consejo Coordinador Empresarial, que el pasado 29 de octubre impulsaron un pacto para el fortalecimiento del Estado mexicano, con su llamado a acometer con energía el reto de garantizar seguridad y la vigencia plena del estado de derecho, en nombre de la modernización y el progreso. Palabrería hueca, simple retórica. El poder, el poder real, está empecinado en que nada cambie. O hacen algunos cambios que les aseguren mantener las formas de poder que detentan. Cambiar algo para que todo quede como está. Y para eso cuenta con la violencia organizada; con la fuerza bruta.

La vieja política ha cambiado de afeites muchas veces, pero no ha modificado su rostro. En ocasiones como la presente se hace visible la violencia estructural del sistema. Hasta ahora, Peña Nieto había podido absorber los conflictos por medio del acondicionamiento sociológico, la propaganda y la manipulación. El régimen había exhibido parcialmente la violencia latente; había usado el miedo y la violencia institucionalizada como herramientas para el disciplinamiento social, logrando una cierta adhesión pasiva de sectores de población que más bien se asemejaba a una sumisión servil.

Ortega y Gasset llamaba a la violencia la razón desesperada. Sin embargo, la violencia practicada desde el poder para conservar las injustas estructuras en beneficio de unos pocos, es producto de la falta de razón. De la sin razón. La violencia institucionalizada es la irracionalidad social exacerbada. Atrapado, desenmascarado por los hechos de Tlatlaya e Iguala, el régimen ha quedado desnudo. Las llamadas fuerzas del orden, exhibidas. Con base en recursos demagógicos, sofismas y mentiras, Peña y sus acólitos en los medios pretendan dividir a México entre buenos y malos, pacíficos y violentos. Llaman orden al desorden, paz al miedo, justicia al hambre y desarrollo al desempleo. Buscan seducir, persuadir, ablandar, y usan agentes provocadores y propaganda negra como bandera falsa para legitimar detenciones arbitrarias y sembrar un terror paralizante entre los jóvenes. Quieren desactivar el descontento, la protesta, la rebeldía; la digna rabia y la contraviolencia de los de abajo, que ante la violencia estructural y su corolario, la violencia institucionalizada, esgrimen la razón desesperada.

La revuelta juvenil expresa que cada día son más los que comprenden que el caos y la anarquía se han institucionalizado, y se rebelan contra ese estado de cosas. Los jóvenes saben, instintivamente, que hay algo que se llama derecho a la vida y que cuando no es contemplado hay algo que se llama derecho a la resistencia.

-.-

23/11/2014

Ayotzinapa es más que política, es sobre derechos humanos: Residente


· Va más allá de México porque es muy fuerte, una desgracia, dice el vocalista de Calle 13
· Apoyo estas causas porque para mí es imposible que pase esto en Latinoamérica y al treparme a la tarima no mencionarlo, afirma
· En EU hay mucha expectativa sobre el caso: Tom Morello

René Pérez, Residente, junto a familiares de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos,
en una imagen que publicó en su cuenta de Instagram
Juan José Olivares
La Jornada 23/11/2014

Todas las causas sociales son importantes, pero el caso de Ayotzinapa me parece que va más allá de la política: trasciende al plano de los derechos humanos. Va más allá de México; es algo más grande, porque es algo muy fuerte, es una desgracia, dijo René Pérez, conocido como Residente, de la agrupación Calle 13, previo a su concierto de anoche en el Palacio de los Deportes.

Residente ofreció una conferencia junto con Eduardo Cabra, Visitante, la otra parte de la agrupación puertorriqueña. También los acompañó el guitarrista Tom Morello.

En la charla, Residente comentó que habló con uno de los padres de los desaparecidos. Es muy conmovedor lo que me contó, porque yo acabo de tener un hijo, y sé que es muy fuerte, yo apoyo estas causas porque no puedo dejar de hacerlo, es mi deber. Para mí sería imposible treparme en una tarima y que esto pase en Latinoamérica y no mencionarlo. No obstante, no entiendo porqué gente en México lo ha maliterpretado y se han ofendido.

Se le preguntó al músico qué le comentaría al presidente Enrique Peña Nieto sobre el caso. A lo que dijo: No es mi presidente. El mensaje se lo tienen que dar ustedes, manifestándose pacíficamente para que haya más unidad.

Sin oportunismo

Sobre su activismo y manifestación habitual en los lugares en los que se presenta con su grupo, aseguró que él sólo usa el micrófono para algo positivo, expresarse.

“Lo hacemos genuinamente, no ganamos nada. ¿El oportunismo? ¿De qué?, yo sólo gano la oportunidad a que me peguen un tiro. Tampoco pierdo la oportunidad de sonar menos en la radio, de no vender un disco o de no participar en los Grammys. Sólo somos artistas y hablamos, y expresamos lo que sentimos con toda honestidad. No tenemos porqué no hacerlo. No me interesa ser un líder, lo dije, tengo un micrófono y lo uso. Agregó: Podría no meterme en nada y cantar música pop y vivir tranquilo, y así olvidarme de tener seguridad y una esposa con miedo. No. Yo voy a defender lo que ocurre en otros países también.

No obstante, aceptó que los artistas no están obligados a decir cosas si no la sienten. A mi como me criaron mis padres bajo mi instancia, desde pequeño tengo esos valores y cuando ocurre una injusticia como la de Ayotzinapa, sólo hice lo que tenía que hacer, en referencia a su discurso en la ceremonia de los Grammys pasados.

Comentó que en dicha gala la mexicana que sí habló fue Lila Downs antes de la premiación, pero no lo televisaron.

Por su parte, Tom Morello, músico reconocido de la banda Rage Against the Machine, dijo que en Estados Unidos mucha gente está a la expectativa de este caso de Guerrero y que él siempre se unirá a este tipo de causas.

Respecto al decreto de Barack Obama sobre la regularización de miles de migrantes, el músico aseveró que no es suficiente. La justicia no debe tener fronteras.

A su vez, Eduardo Cabra, comentó estar únicamente orgulloso de su hermano (René) sobre manifestarse. Hay que tener cojones para hacer lo que él hace.

-.- 


Según el artículo 33 de la constitución de México, se prohíbe que los extranjeros en México participen en política nacional. No impide que estos den la palabra a otros para expresarse.
Calle 13 con #Ayotzinapa.



 






-.-

Ayotzinapa en la agenda neoliberal

En Veracruz, integrantes del Movimiento Magisterial Popular de ese estado marcharon
en apoyo a las acciones por los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa · Foto Cuartoscuro

Marcos Roitman Rosenmann
La Jornada 23/11/2014

Las protestas, marchas y manifestaciones de estudiantes exigiendo la aparición con vida de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y el fin de la violencia expresan el sentimiento de hartazgo frente a la impunidad. Las voces pidiendo la dimisión del presidente Enrique Peña Nieto apuntan a un gobierno incapaz. Igualmente, la solidaridad de movimientos sociales, organizaciones políticas y organismos internacionales de derechos humanos exigiendo justicia y responsabilidades políticas revelan el estupor y descrédito de las instituciones en México. Mientras tanto, la clase política prefiere enrocarse en un discurso grandilocuente. Desde hace 30 años, el neoliberalismo es el mantra con el cual gobiernan el PRI y el PAN.

Existe una relación directa entre neoliberalismo, narcopolítica y crímenes de Estado. Los tres últimos gobiernos del PRI del siglo XX promovieron la apertura comercial-financiera, la desregulación, desnacionalización y privatización del sector público. El PAN, en el siglo XXI, continuó la misma línea con Fox y Calderón. Hoy, el PRI, tras su vuelta a la presidencia, promueve la segunda revolución neoliberal, tras la reforma del Estado, la entrega del país a las transnacionales.

En los años 80 del siglo pasado, México abandonó los principios del nacionalismo revolucionario. De la Madrid capituló ante la presión de Estados Unidos, pero mantuvo las mismas dinámicas represivas: la guerra sucia, el fraude electoral, y el crimen político. El gobierno de De la Madrid jugó un papel subordinado en la estrategia estadunidense de guerras de baja intensidad y lucha contra el narcotráfico. Una visión global de lucha contra el terrorismo y el narcotráfico se adueñó del escenario. El comercio, producción de coca, mariguana y amapola puso a México en la ruta del lavado de dinero y financiación de la contrarrevolución en Centroamérica y el Caribe.

Por su parte, Carlos Salinas de Gortari dinamitó el PRI y continuó el camino abierto por De la Madrid. Mientras, las víctimas de la narcopolítica van dejando un reguero de sangre. La militarización crece, el crimen organizado negocia, y llega a nuevos acuerdos con el poder político. Los partidos se convierten en testaferros del crimen organizado. Los cárteles regionales se consolidan.

La criminalización de los movimientos sociales aumentó la represión sobre sindicatos, estudiantes, pueblos originarios y el movimiento campesino en medio de la desnacionalización neoliberal. La podredumbre de la nomenclatura priísta se hace manifiesta. Entre tanto, el alzamiento del EZLN, el 1º de enero de 1994, puso en entredicho las reformas, el discurso y la propuesta neoliberal.

Ernesto Zedillo será el último presidente de la tríada neoliberal priísta del siglo XX. Entre sus obras destacaban facilitar el control de las fuerzas armadas en la lucha contra el narcotráfico, desplazar a la policía judicial y aplicar las políticas de contrainsurgencia diseñas por el Pentágono, siendo responsable político de la matanza de Acteal en 1997.

Los 70 años de gobierno del PRI tocan a su fin en el año 2000. Pero no será la izquierda democrática, encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas, la que gane las elecciones. El proyecto neoliberal tendrá en Vicente Fox su continuidad. En su periodo, la narcopolítica se consolida definitivamente. Los atentados a las Torres Gemelas y al Pentágono el 11 de septiembre de 2001 hacen que el gobierno, por medio de su ministro de Exteriores, Jorge Castañeda, ceda de buen grado a las presiones del presidente Bush.

Durante el mandato de Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2012), la violencia política, el asesinato de dirigentes sindicales, estudiantes, periodistas y los feminicidios en Ciudad Juárez moldean el perfil del capitalismo neoliberal. La esclavitud infantil y el tráfico de mujeres complementan el desarrollo de las empresas de maquila, la desarticulación de los ejidos, la incorporación de megaproyectos, la desnacionalización y la desestructuración productiva.

Las fuerzas armadas se harán con poder absoluto en la lucha contra el narcotráfico y la contrainsurgencia. El subcomandante Marcos destacaría cuál fue la relación entre el crimen organizado, el gobierno y la narcopolítica durante el gobierno de Fox: “En la ‘era Fox’ se puede decir que el cártel del Chapo Guzmán fue el consentido del sexenio. Toda la estructura del Estado: ejército, policía federal, sistema judicial (con jueces y directores de penales incluidos) fue puesta al servicio de este cártel en la lucha contra otros”.

El miedo, la inseguridad y la impotencia ciudadana crecen. Miles de muertos, fosas comunes, violencia indiscriminada y un nuevo fraude electoral –esta vez contra el candidato progresista Manuel López Obrador, en 2006– generan hartazgo. El sexenio de Felipe Calderón mantiene el itinerario neoliberal. Los cárteles del crimen organizado imponen su ley y las políticas antidroga fracasan, pues tienen otra función, garantizar el control político de la población.

Las movilizaciones ciudadanas que sacuden y paralizan el país son el resultado de una sociedad que clama el fin de la violencia y la narcopolítica. Son voces de dignidad que conocen los vínculos entre neoliberalismo, narcopolítica y crímenes de Estado.

-.-

Deben liberarlos. Ya


Columna Los de Abajo / Gloria Muñoz Ramírez 
La Jornada 22/11/2014

El 20 de noviembre será recordado como un día histórico, en el que se realizaron más de 500 movilizaciones en México y el mundo para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, después de más de 50 días de que fueron víctimas de desaparición forzada y tres de sus compañeros asesinados. La demanda, también central, de la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto se escuchó al mismo tiempo en Corea del Sur, Nueva Zelanda, India y en cientos de ciudades de Estados Unidos y Europa. Y por supuesto, en todo el territorio mexicano. El grito de ¡Qué se vayan todos! sin duda lo escuchó la clase política mexicana de los distintos colores, cuyos miembros ya ni se atreven a hacer presencia en estas concentraciones. Ninguno se salva.

Esta jornada histórica no terminó con actos vandálicos, como dijeron las grandes cadenas de televisión, y la irrupción de la Policía Federal y los granaderos del DF. El embate de un número de efectivos contra un Zócalo semilleno, cuando aún estaban llegando contingentes por avenida Madero, fue lo que terminó con una movilización plagada de símbolos contra el poder.

Desde la noche del jueves y la madrugada del viernes empezaron a circular las imágenes que desmontaron la versión de que grupos de activistas atacaron a los manifestantes. Uno a uno los testimonios arman la realidad de tres horas de golpes de la policía y detenciones arbitrarias.

Julián Rodrigo Simón acusa: “Como a las 9:15, sólo pudimos escuchar cuando uno de ellos le dijo al resto: ‘chínguenselos’. De pronto dejaron caer sus escudos y fueron por nosotros. Nos pegaron de patadas a mí y a mis dos hermanas”.

Las imágenes de video muestran a una señora en la estación Pino Suárez del Metro que decide sentarse en el piso con su hija en brazos, en señal de paz frente a cientos de botas policiacas a su alrededor. Otro señor se sienta con ella, y luego otro, y otro y otro. Y así forman una fila de gente sentada en resistencia pacífica que descontrola a los uniformados.

Uno de los videos es tomado desde el hotel Majestic, frente a una plaza semillena que es desalojada en su totalidad en cuestión en minutos. Desde la terraza se graban la corretiza y los golpes a los manifestantes. Los comensales, muchos turistas de otros países, se amontonan frente a los barandales y, mientras uno graba, el resto grita una y otra vez: ¡Putos! ¡Están reprimiendo a la gente, con voces desesperadas.

Los detenidos en la movilización deben ser liberados. Ya.

21/11/2014

Més de 500 persones reclamen a Barcelona justícia pels 43 estudiants desapareguts a Ayotzinapa

Desapareguts des del passat 26 de setembre s'estan duent a terme mobilitzacions a Mèxic i altres parts del món en solidaritat. Aquesta era la Quarta Jornada Global per Ayotzinapa



A Mèxic, cada 20 de novembre se celebra la Revolució Mexicana de 1910. No obstant això, en aquesta ocasió la celebració va tenir un significat especial. En lloc dels actes oficials, els protagonistes van ser els 43 estudiants desapareguts de Ayotzinapa, Guerrero.

Desapareguts, segons denuncien les activistes mexicanes, a causa de la repressió policíaca i el crim organitzat que predomina a Mèxic en els últims anys. Desapareguts des del passat 26 de setembre, i des de llavors, paradoxalment, la seva presència s'ha reproduït en tot Mèxic i en moltes altres parts del món, on la gent reclama en veu alta: “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”.

Barcelona és una de les ciutats on els 43 estudiants de Ayotzinapa han fet presència. Una presència que cobra vida amb les paraules de dolor i indignació dels centenars de persones que han sortit als carrers per exigir justícia, per demandar a l'Estat mexicà –presidit per Enrique Peña Nieto– que resolgui el cas, que no esmenta, i que lliuri amb vida als estudiants.

Aquest 20 de novembre, convocats per la Quarta Jornada Global per Ayotzinapa, més de 500 persones van prendre el carrer a Barcelona per solidaritzar-se, una vegada més, amb els pares, amics i companyes dels 43 estudiants desapareguts. La cita va ser a les Rambles, el centre neuràlgic del turisme barceloní.

A partir de les vuit del vespre va començar la concentració a la part alta de les Rambles. No només hi havia persones d'origen mexicà, sinó també català i d'altres països. Estaven allà per aixecar la seva veu. I ñés que la indignació és tan gran que ha creuat fronteres. La gent present es preguntava: “Com és possible tanta injustícia? Com és possible tant salvatgisme?”.

“Ayotzinapa és la suma de la indignació”

La paraula s'aixeca i camina. S'aixequen també els cartells, s'encenen les veles, i una musiquita comença a sonar: un grup de noies jaraneras han vingut a compartir les seves melodies de son jarocho –música tradicional mexicana. Inicia llavors una marxa que baixa a un costat de les Rambles. I la seva presència cobra vida. Malgrat estar desapareguts, els 43 estudiants de Ayotzinapa estan aquí: “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!” és la consigna que després del 26 de setembre la gent no es cansa de repetir i cridar.

La marxa avança, tomba a l'alçada del carrer Portaferrissa i arriba finalment a la plaça de la Catedral. Allà les participants nomenen, un per un, als 43 estudiants desapareguts. I acusen: “¡Fue el estado, fue el estado!”. Per elles, l'Estat mexicà és el responsable d'aquesta injustícia, i ve una altra consigna: “¡Que renuncie, que renuncie!”; que renunciï Enrique Peña Nieto, president de Mèxic, que fins ara no ha estat capaç de resoldre el cas ni oferir justícia.

“Ayotzinapa és la suma de la indignació” diu un dels participants a través d'un altaveu. Els fets recents li donen la raó. En els últims anys, no només han estat assassinats i desapareguts els estudiants de Ayotzinapa, hi ha centenars de persones que també han estat assassinades i desaparegudes per les forces policials i militars. I Ayotzinapa, en efecte, és la suma d'aquesta indignació.

Llavors es va fer el silenci. Es va demanar un minut de silenci en solidaritat amb els 43 estudiants de Ayotzinapa. Mentre no hi hagi proves fefaents que estan morts, la consigna és que apareguin amb vida. És el que exigeixen els seus familiars i és la demanda que es defensa.

Aquest 20 de novembre ha estat especial. Fins i tot, en el zocalo de Ciutat de Mèxic, el govern va decidir clausurar els festejos oficials de la Revolució Mexicana. En el seu lloc, els protagonistes van ser els 43 estudiants desapareguts de Ayotzinapa. Ells també, com els zapatistes de la Revolució, han lluitat per la democràcia i la justícia. Ahir, la Revolució Mexicana no va ser relegada, sinó reivindicada.

Información relacionada 



-.-

Comunicado leído en apoyo a Ayotzinapa desde la Plaza de la Catedral de Barcelona.

Fotomovimiento
Hoy, al cumplirse 104 años de la revolución mexicana, el país vuelve a estar en lucha para defenderse de las injusticias y la impunidad del mal gobierno mexicano. En todo México crece la indignación por los abusos de la clase narcopolítica empresarial que encabeza Peña Nieto.

Hoy se realizaran alrededor de 200 acciones de protesta en todo el mundo por los 43 compañeros desaparecidos desde el 26 de septiembre en Iguala, Guerrero. En la ciudad de México habrá tres marchas que confluirán en el centro de la ciudad con una misma voz: La exigencia es que se esclarezca el caso y que aparezcan con vida los compañeros.

Los familiares de los 43 compañeros no se van a resignar, ellos y ellas ponen en duda el carpetazo que el gobierno quiere dar al caso. El gobierno quiere que se olvide como querían que se olvidaran las muertes de infantes en la guardería ABC, las mujeres asesinadas en Juárez o el genocidio de indígenas en Acteal, Chiapas.

Pero como bien dicen los compas de Ayotzinapa: Nos querían enterrar pero no sabían que éramos semillas. Lo que ahora se levanta en México es la posibilidad de mover a todo un país para comenzar el cambio. Pero un cambio que emerja desde abajo a la izquierda, desde el corazón de la gente que busca la justicia con paz y con dignidad.

Hoy quienes defienden la verdad y la justicia en México son campesinos, obreros, indígenas, amas de casas, mujeres, hombres, niños y niñas que se ven obligados a vivir haciendo frente al miedo. Con miedo pero sin dejarse abrazar por él, salen a las calles para que no exista un 44: ¡ni un desaparecido más! Porque lo que paso en Ayotzinapa es la suma de toda la maldad que el Estado ha vertido sobre las tierras y las casas de todas y todos en cualquier parte del mundo. Porque nosotros y nosotras somos ustedes.

Del minero muerto en Pasta de Conchos, del campesino que se enfrento a la transnacional OHL en San Dionisio del Mar, del comunero secuestrado por oponerse a la construcción de un proyecto ecoturístico en Chiapas o del estudiante detenido por proteger el patrimonio cultural de Cholula en Puebla. También de la familia que fue desalojada en Ciudad Meridiana, del estudiante que quiere defender su lengua y la educación pública o del inmigrante que hoy está en un CIE.

Ayotzinapa significa la resistencia de hombres y mujeres frente al modelo narcopolítico empresarial global que devora todo a su paso. Que se ensaña con los jóvenes por ser infatigables cuestionadores de lo establecido, de lo que no se puede cambiar.

El Estado mexicano ha declarado la guerra a la juventud en varios frentes: en el económico, de los 39 millones de jóvenes mexicanos, de 12 a 29 años, seis millones viven en una situación de indigencia y 45% enfrenta algún tipo de pobreza, según informa la Comisión Económica para América Latina (Cepal). El 70% de los jóvenes mexicanos carece de acceso a la seguridad social, 30% a los servicios de salud y el 15% se encuentra en situación de rezago educativo, mientras que más de la mitad de la población desempleada en el país tiene este rango de edad.

En lo vital, ser joven es ser una probable víctima de la violencia, de una bala del narcoestado o de ser detenido-desaparecido cuando protesta.

Siendo así ¿Dónde están las promesas de progreso social? ¿Dónde están los supuestos beneficios de 20 años del tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá? ¿Dónde están los resultados de los programas sociales como Oportunidades y progresa?

¿Estarán acaso en la casita blanca de Angélica Rivera, esposa de Peña Nieto?¿En su nuevo avión presidencial?¿En las jubilaciones de Echeverría, Salinas, Zedillo, Fox y Calderón? ¿Cuántas clínicas de salud caben en los 7 millones de dólares que vale la casa de los Peña Nieto? ¿Cuánta hambre de la sierra y la selva cabe en esa casa tan llena de indignidad?

Por un lado la narcopolitica empresarial mexicana con sus sicarios y su total impunidad. Al otro la gente sencilla envuelta en su digna rabia. Actuando por la humanidad en contra de esa bestia feroz que hoy se llama narco, sicario, PRI-PAN-PRD, televisa, tvazteca, transnacional o nacional minera o energética, Monsanto, Nestlé o Coca Cola. Porque Ayotzinapa hoy es la suma de la indignación contra esa fase avanzada del capitalismo llamada narcopolítica empresarial global.

Porque Ayotzinapa somos todos y todas las que luchamos porque la vida sea vida. Recordando a José Revueltas, gran profesor y constructor de jóvenes críticos y rebeldes, hoy que hubiera cumplido 100 años de una vida vivida en gran parte en las prisiones mexicanas por defender al pueblo. En su prosa celebra la vida que se da por los demás: Yo hablo del amor en el sentido más alto de la palabra. La redignificación del hombre, la desajenación del propio ser humano.

¡Vivan las personas que luchas por la dignidad humana!
¡Vivan los 43 compañeros de Ayotzinapa!
¡Muera el mal gobierno!
¡Vivos se los llevaron vivos los queremos!

Fuente: Arturo Landeros / L'Adhesiva Barcelona
 

Marcha por Ayotzinapa y México. Barcelona 20 Nov. Vivos los queremos. Vivas nos queremos!

Más de 500 personas se dieron cita en la emblemática fuente de Canaletas, en la Rambla de Barcelona, para mostrar su dolor, su tristeza y su solidaridad con el pueblo mexicano. Una enorme reproducción del Guernica escoltada por banderas mexicanas indicaba que ese era el punto de partida.

Fueron apareciendo las velas, los globos negros, los corazones y los gritos solidarios. En el centro se colocaron los rostros de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos desde el 26 de septiembre, las mantas y las consignas.

Más tarde caminaron todos juntos, los nombraron uno a uno, del uno al 43. Pidieron justicia, que pare la violencia, que renuncie Peña Nieto. Gritaron al unísono que la lucha sigue, que aquí no se acaba. Que esto fue un crimen de Estado. Llevaron con ellos los rostros y los nombres de los 43 que les hacen falta y en el alma y en los corazones los miles de desaparecidos y asesinados en territorio mexicano.

Al llegar a la Catedral de Barcelona leyeron los 43 nombres y algunos comunicados, incluidas unas décimas dedicadas a los estudiantes. Se guardó un minuto de silencio. Se juntaron firmas para solicitar en el Parlamento Europeo que se reconozca lo sucedido en Ayotzinapa como
crimen de Estado.



También se recolectó dinero para la viuda de Julio César Mondragón, el estudiante brutalmente asesinado.

El ambiente se cargó de energía, de indignación, de dolor y, sobre todo, de esperanza colectiva en pro de un México sin violencia

Se manifiestan estudiantes normalistas y universitarios de Tuxtla Gutiérrez

"Estamos en contra de los actos cobardes que ejecuta el gobierno mexicano", estudiantes normalistas y universitarios de Tuxtla Gutiérrez.


Pozol Colectivo 21/11/2014

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. 20 de noviembre. “La inconformidad ha crecido, somos miles y miles los estudiantes y trabajadores que a nivel nacional nos estamos manifestando”, expresaron integrantes de la Normal Rural Mactumatzá, la Normal Superior, la Normal de Educadoras, la Universidad Pedagógica Nacional, Unach, Unicach, así como docentes de la sección siete de la CNTE, durante una marcha mitin en Tuxtla Gutiérrez.


“Los estudiantes estamos indignados, exigimos la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa, no solo como normalistas o estudiantes, sino como seres humanos”, expresaron los manifestantes frente al palacio de gobierno.

“Estamos en contra de los actos cobardes que ejecuta el gobierno mexicano, en 2003 fue en la normal Mactumatzá, ahora Ayotzinapa, después quién sigue?”, se preguntaron los jóvenes estudiantes. “Estamos en contra de la barbarie que vive el pueblo mexicano el día de hoy”, abundaron.

Por su parte los maestros de la sección siete comunicaron que diferentes marchas se llevaron a cabo en ciudades como Comitán, Tapachula, Ocosingo Pichucalco y San Cristóbal. Los docentes se deslindaron de los actos violentos causados por grupos de choque en esta última ciudad. 

En la ciudad de México, diferentes sectores sociales se solidarizaron con familiares y compañeros de los normalistas de Ayotzinapa, realizando multitudinaria marcha hacia el zócalo capitalino, donde se reiteró la exigencia de la presentación con vida de los estudiantes de Guerrero. Una vez terminado el mitin en el zócalo la policía federal desalojó con violencia a manifestantes que todavía se encontraban en el centro de la capital. 


-.-

Movimiento en defensa de la vida y el territorio convoca a rueda de prensa


20 de noviembre de 2014

Rueda de Prensa

Hermanos y hermanas de todos los medios de comunicación solidarios, reciban un fraternal saludo.

En estos días de dolor e indignación que vivimos los mexican@s y el mundo entero, vemos necesario seguir fortaleciendo la esperaza de manera organizada y pacíficamente, por tal motivo, los invitamos a que nos acompañen a una rueda de prensa que daremos en la Curia de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas el próximo sábado 22 de noviembre a las 12 horas para hacer de su conocimiento en informarles de las manifestaciones y peregrinaciones pacíficas que como Pueblo Creyente llevaremos a cabo el martes 25 de noviembre en la parroquias de:

Tumbalá, San Cristóbal de las Casas, Yajalón, Huixtán, Cancúc, Tenejapa, Oxchuc, Ocosingo, Altamirano, Salto de Agua, pueblo de Bachajón y Frontera Comalapa.

Con motivo del “Día Internacional Contra la Violencia y Explotación hacia las mujeres” y para seguir alzando la voz en contra: de la súper carretera San Cristóbal-Palenque, de la venta de bebidas alcohólicas, droga, prostitución y en contra de la clara ineptitud y corrupción de las autoridades para solucionar estos grandes problemas.

También peregrinamos en solidaridad con las familias de los jóvenes muertos y desaparecidos de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero; con nuestros herman@s de la parroquia de Simojovel y con las víctimas de Acteal a quienes, a casi 20 años de la masacre, el gobierno no ha hecho justicia.

Sin más por el momento, les agradecemos su noble y peligrosa labor de llevar la verdad y l@s esperamos con los brazos abiertos.

Atte.

MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA VIDA Y EL TERRITORIO
PUEBLO CREYENTE DE LAS PARROQUIAS DE:

Candelaria, Huixtán, Tumbalá, Cancúc, Tenejapa, Oxchuc,
Ocosingo, Altamirano, Bachajón-Chilón, Yajalón, Salto de Agua y Frontera Comalapa

DIOCESIS DE SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS

-.-

20/11/2014

San Cristóbal de las Casas por Ayotzinapa, 2 marchas y al menos 13 detenidos

Fuente: ·

20 de noviembre de 2014, San Cristóbal de las Casas, Chiapas.- Una marcha por la mañana que fue saldada con al menos 13 detenciones y una marcha por la tarde que ya había sido suspendida por los convocantes, pero fue echada a andar por quienes esperaban concentrados fue el saldo de este 20 de noviembre en solidaridad con Ayotzinapa. 

Por la mañana una marcha compuesta por profesores y estudiantes partió desde el poniente de la ciudad, y al pasar por el Soriana un contingente embozado se desprendió e incendió algunas de las tiendas del centro comercial. El supermercado ya había sido cerrado con cortinas de acero. Enseguida fue incendiada la tienda Oxxo que está en la misma zona.

A continuación profesores y profesoras detuvieron la marcha con el fin de separarse del contingente embozado.

Al llegar al centro de la ciudad, una mezcla de embozados, de contingentes de organizaciones locales que llegaron desde otra parte de la ciudad y pueblo de a pié apedrearon las ventanas de un banco y otro Oxxo, cuyos productos fueron sacados y dejados en el piso a sus puertas.

Tras ello se disolvió la manifestación, y al salir de la zona se dieron redadas para detener a cualquiera que pareciera manifestante. Así se dieron las detenciones. La prensa comercial reporta 13 detenciones, y organizaciones sociales reportan hasta 27 detenidos.
 
La prensa comercial reporta a los siguientes detenidos:

1.- Pascual Díaz Díaz, de 22 años.
2.- Antonio Méndez Hernández, de 23.
3.- Juan Carlos Martínez Ayanegui, de 32.
4.- Celestino Entzin Sántiz, de 18.
5.- Celestino Velasco Gómez, de 36.
6.- Abelardo Vázquez Cruz, de 35.
7.- Marcos Girón López, de 40.
8.- Carlos López Gómez, de 32.
9.- Enry ‘N de 17 años.
10.- Liliana ‘N’, de 17.
11.- Lidier ‘N’, de 16.
12.- Alejandro ‘N’, de 16 años,  y
13.- Dorian ‘N’, de 16 años.

Grupos de granaderos se apostaron en el las plazas centrales de la ciudad, para las 5 de la tarde estaba convocada una manifestación amplia estudiantil y de la sociedad civil de San Cristóbal de las Casas en solidaridad con las familias y los estudiantes de Ayotzinapa. Desde esa hora decenas de personas se empezaron a concentrar en el centro. A las 6, como la marcha no llegaba, trataron de averiguar qué pasaba con la marcha y se enteraron de que había sido desconvocada, para ese momento eran 50 personas que estaban elaborando sus pancartas en el centro y otras que ya venían con las suyas. También se realizaba un performance. Ahí consensaron  marchar e hicieron 2 circuitos por el centro de la ciudad, al llegar a la plaza ya eran 200 personas que realizaron un mitin artístico frente al palacio municipal. En la orilla de la plaza grupos de personas se acercaban a mirar los destrozos en el banco.

Así se dió una jornada más de lucha en solidaridad con Ayotzinapa. En San Cristóbal de las Casas, han sido intensas las manifestaciones solidarias tras la masacres de estudiantes  normalistas y la desaparición de 43 de ellos el 26 y 27 de septiembre pasados. Solidaridad que ha incluido a una diversidad de sectores, desde estudiantes y maestros, pasando por zapatistas, adherentes a la sexta, feministas y barrios organizados.

A continuación les presentamos un fotorreportaje, donde se miran algunas de las pintas que se realizaron hoy, destrozos afuera del banco y algunas tomas del mitin final frente al palacio municipal.











-.-